Lo que pasa en Las Vegas, se queda en “La Pastorela”

Carlos E. Caldera y Katia Zúñiga (en la foto) montaron la obra: Lo que pasa en Las Vegas, se queda en “La Pastorela”, una pícara producción que fue conformada por un elenco de entusiastas actores locales, que mostraron felicidad de haber logrado un lleno total en el Centro Cultural Winchester que se ha convertido en un oasis para la cultura en Las Vegas. (Foto Frank Alejandre / The Nevadan / El Nevadense)

By Frank Alejandre

December 11, 2023

Una de las primeras pastorelas que se escenificaron en Las Vegas fue coordinada por Javier Becerra. Tuvo lugar a mediados de la década de los noventa. Luego, el también profesor de un grupo de teatristas locales estrenó en diciembre de 2021 “Pastores de Las Vegas en favor de San Miguel”.

Ahora, el viernes 8 de diciembre, Carlos E. Caldera y Katia montaron una pastorela en el Centro Comunitario Winchester llamada: Lo que pasa en Las Vegas, se queda en “La Pastorela”.

Gisela Pacheco sintetizó en 2014 de manera magistral el significado de la Pastorela, diciendo que es una eterna lucha entre el bien y el mal. Es una representación que, en la cultura mexicana, es una tradición decembrina.

La Pastorela es un cuadro teatral entre cómico, con tintes religiosos que abre espacios para la crítica social y política; pero con un contexto y lenguaje familiar, las pastorelas varían de acuerdo con los grupos que las representen, pero su tienen una trama básica: Narrar las peripecias de un grupo de pastores en su viaje a Belén para adorar al niño Jesús el Día de la Navidad.

En su viaje, serán tentados por el propio Lucifer y sus diablos (personificados en los siete pecados capitales), a los que el arcángel Miguel, uno de los arcángeles principales y acérrimo enemigo de Satanás, será el encargado de darles pelea y defender que el bien impere sobre el mal. En el caso de la Pastorela de Caldera y Zúñiga, los protagonistas se enfrascaron en una pelea tipo boxeo en alguno de los casinos de Las Vegas y el triunfador fue el bien (Arcángel Miki Rey), que se impuso sobre el mal (Lucifernanda).

Las pastorelas en México se realizan en representaciones escolares, teatrales y hasta populares. Tienen ese carácter jocoso, práctico, divertido y se les da además un toque de actualidad incorporando situaciones políticas y sociales. Lo que pasa en Las Vegas, se queda en “La Pastorela”, dejó testimonio de esos elementos durante la puesta en escena que, por cierto, estuvo “sold out” desde antes de la fecha de presentación debido a la gran demanda que generó en espacios teatrales de la ciudad.

La trama de las Pastorelas se basa en el accidentado itinerario de los pastores antes de llegar al sitio donde acaba de nacer el Niño Dios en Belén o incluso antes del nacimiento. Los tropiezos interpuestos por el Diablo, el auxilio de los ángeles y la victoria definitiva sobre los vicios y pecados, con un toque de verdadera picardía mexicana concluyen cuando los pastores ofrecen sus dones al recién nacido, y lo arrullan con villancicos.

“Preservar nuestras tradiciones es un deber e Ingmar Sánchez plasma con su obra una fiel y chusca descriptiva del folclore latino”, mencionó Katia Zúñiga, socia de KC Multimedia Group que se encargaron junto a la Asociación y Federación de Jaliscienses en Las Vegas (ASFEDEJAL) de la puesta en escena con un grupo de talentosos artistas locales.

Javier Becerra es pionero, fue de los primeros que se atrevió a montar obras teatrales en Las Vegas. “Estoy tratando de crear público, han venido obras de México a la ciudad, la gente va y cree que son ‘vodevil’, un género de teatro de variedades que existió en Estados Unidos principalmente en los años 1880 y la década de 1930”, comentó en una entrevista previa, puntualizando que “no, señores, el teatro se cimenta en dos pilares: primero, es hijo de la literatura y luego se sustenta con la filosofía. Cualquier obra que no tenga esos elementos es otra cosa, pero teatro no”.

“A nuestros patrocinadores gracias infinitas por su apoyo incondicional a un proyecto que por ser innovador era probablemente riesgoso. Al productor, director artístico, escritor, actores y a todo el equipo técnico y logístico detrás de este sueño nuestra gratitud eterna por su arduo trabajo”, expresó Katia Zúñiga, quien es sobrina del reconocido imitador local Tony -del mismo apellido- y quien, justamente, realiza una personificación increíble del cantante mexicano Luis Miguel, que en la obra de KC Theatre Company, es el eje del bien en el papel de Arcángel Miki Rey.

El mayor agradecimiento fue para el público que se atrevió a presenciar una obra que no tenía artista renombrados, el elenco fue conformado por entusiastas actores nada famosos, pero sobre todo locales y conectados con la comunidad, que fueron felices de haber logrado un lleno total en el centro cultural que se ha convertido en un oasis para la cultura en Las Vegas.

El elenco de la obra estuvo compuesto de los siguientes actores: Anna Ochoa (Inocencia), Francisco Araujo (Pancho), Franco Ramiarelli (Serafino Pitufino), Josie Cavallari (Lucifernanda), Luciana Torres (Chiquitilina), María Ramírez (Doña Juana), Marieta Brockovich (Doña Macarena), Marisol Garduño (La Diablita Malva), Mily Escobar (La Diablita Ada), Narciso Sáenz (Don Maclovio), Sergio Altamirano (Don Sordulio), Sol Binker (El Burro), Naila García (jefe de piso) y Jason Rodas (técnico de sonido).

Mención aparte merece Igmar “Pijolín Frijolín” y Josie Cavallari que protagonizaron los dos papeles principales al representar al bien y el mal.

Fue una obra de teatro pícara, cómica y con un mensaje navideño muy reflexivo.

“Estamos tratando de fomentar la cultura a través del teatro, nos hemos reunido para presentar esta obra, que tiene por título: “Lo que pasa en Las Vegas, Se queda en La Pastorela, una comedia muy divertida donde seguramente lograste identificarte como parte sustancial de la comunidad latina, ¡porque tu sabes cómo es vivir en ‘Las Vegas’ con papeles o sin papeles!”, concluyó Zúñiga.

  • Frank Alejandre

    Frank Alejandre is the Community Editor of The Nevadan / El Nevadense. He graduated from the National Autonomous University of México (UNAM) with a degree in Civil Engineering. He has worked in journalism since 1990, first at El Mundo Newspaper, the first Spanish-language weekly publication in southern Nevada, and then at the Las Vegas Review-Journal, where he helped the RJ transition its Spanish language publication El Tiempo newspaper to the Las Vegas Review-Journal en Español.

CATEGORIES: LOCAL CULTURE

Politics

Local News

Related Stories
Share This